Search filter

La planta de tratamiento de frigoríficos de FCC Ámbito: actor fundamental contra el cambio climático y a favor de la economía circular

19/12/2018

La planta de tratamiento de frigoríficos de FCC Ámbito: actor fundamental contra el cambio climático y a favor de la economía circular

La planta de tratamiento de frigoríficos de FCC Ámbito: actor fundamental contra el cambio climático y a favor de la economía circular

Tras la incorporación de la última tecnología disponible en el mercado y el aumento de su capacidad de producción en un 60%, la instalación de tratamiento de frigoríficos gestionada por FCC Ámbito en el Pont de Vilomara (Barcelona) se encuentra a pleno rendimiento. La nueva instalación, que ha tratado ya más de 200.000 unidades, cumple y supera los más estrictos estándares ambientales europeos en cuanto a emisiones, recuperación de gas y valorización material, lo que refuerza su importante función en la lucha contra el cambio climático y en favor de la economía circular. 


Gracias a la inversión de 3 millones de euros acometida en el marco de la reciente renovación del contrato de explotación por un periodo de 10 años con posibilidad de 4 más, esta instalación es actualmente la más avanzada tecnológicamente en su clase, siendo la primera en España apta para el tratamiento de termos eléctricos que contienen gases refrigerantes. 


El tratamiento de descontaminación consiste en la extracción y almacenaje del aceite y del gas refrigerante que hay en el circuito de refrigeración y en la espuma aislante. A día de hoy estos gases mayoritariamente son hidrocarburos (HCs),  y en menor medida hidroclorofluorocarburos (HCFCs), hidrofluorocarburos (HFCs) y clorofluorocarburos (CFCs). Su presencia en los equipos de frío hace que éstos sean considerados como residuos peligrosos al final de su vida útil. Los CFC son dañinos para el medio ambiente principalmente por su capacidad de destrucción de la capa de ozono, mientras que los HFC tienen un elevado potencial de calentamiento global. Los Hidrocarburos usados actualmente (R600a en el compresor y Ciclopentano en las espumas aislantes) son peligrosos por su inflamabilidad y riesgo de explosión, lo que obliga a trabajar con un flujo continuo de nitrógeno para inertizar la línea (triturador y peletizadora). El proceso de captación de gases fluorados es un proceso complejo, que debe realizarse en circuito cerrado e intercambio de temperatura para conseguir licuarlos y embotellarlos.


En el mismo proceso se aprovechan todas las fracciones valorizables de los frigoríficos, bien materialmente como el hierro, aluminio, cobre, plásticos, vidrio, cable, tarjetas electrónicas y aceite, o bien energéticamente como la espuma aislante, que se valoriza formateada en pelets (CDR). Como resultado más del 90% de las fracciones se valorizan, superando holgadamente los niveles de 80% de reciclado y  85 % de valorización mínimos fijados por el RD 110/2015 de RAEE’s, mientras que el resto es enviado a plantas de tratamiento final (gases, condensadores, restos impropios en pequeñas cantidades y rechazos).
La planta realiza también una actividad de preparación para la reutilización de aquellos aparatos que estén en mejores condiciones para una segunda vida, mediante un acuerdo de colaboración con la Sociedad Cooperativa RETO para la Esperanza, centro homologado por la Agencia de Residuos de Cataluña. 


FCC Ámbito gestiona la planta de tratamiento de frigoríficos fuera de uso y otros aparatos refrigerantes de El Pont de Vilomara i Rocafort (Barcelona) desde el año 1995, siendo la primera de España. Desde entonces ha tratado correctamente más de 2.000.000 unidades (más de 105.000 Tm),  contribuyendo así de manera decisiva a luchar contra el cambio climático al evitar emisiones de gases de efecto invernadero. FCC Ámbito dispone además de diversas instalaciones para el tratamiento de residuos eléctricos y electrónicos de línea blanca, línea marrón y gris, tubos fluorescentes y lámparas, equipos diversos y pilas y acumuladores. Gracias a estas instalaciones FCC ámbito gestiona directamente o a través de sus participadas más de 40.000 Tm/año de RAEE, recuperando y devolviendo de nuevo a los procesos productivos, dentro del paradigma de la economía circular, los recursos en ellos contenidos.